Continúan las reivindicaciones sobre el servicio ferroviario de Camporrobles
El Pleno Municipal aprueba por unanimidad una nueva moción con reivindicaciones sobre el servicio ferroviario de Camporrobles. Consúltala aquí.
4/04/2019
El pasado 25 de marzo de 2019 tuvo lugar un Pleno Ordinario en el que Izquierda Unida y PSOE presentaron una moción, a la que también se sumó PP, con numerosas reivindicaciones sobre la línea del ferrocarril C3, especialmente en lo concerniente a su paso por Camporrobles.
Como suele ocurrir en este tema, y en otros de interés general, el consenso fue absoluto y la moción se aprobó por unanimidad de todos los concejales de la Corporación Municipal.
El texto propuesto fue el siguiente:
 
MOCIÓN DE APOYO A LA LÍNEA C3
 
Los portavoces de los grupos políticos del Ayuntamiento de Camporrobles, en nombre y representación de los mismos, mediante el presente escrito, y en uso de las atribuciones que les confieren el art. 97.3 del Reglamento de Organización, Funcionamiento y Régimen Jurídico de las Entidades Locales (aprobado por Real Decreto 2568/1986, de 28 de noviembre), eleva al Pleno de la Corporación del Ayuntamiento de Camporrobles para su debate, la siguiente:
 
AL PLENO MUNICIPAL DEL AYUNTAMIENTO DE CAMPORROBLES
 
Al amparo de lo que establece la normativa aplicable, por razones de urgencia, eleva al Pleno de la Corporación, para su debate la siguiente MOCIÓN:
 
EXPOSICIÓN DE MOTIVOS
Históricamente las inversiones han ido destinadas al AVE, dejando el tren convencional bajo mínimos en seguridad y calidad. Las inversiones en AV son el 71% de los presupuestos destinados al ferrocarril, beneficiando solo al 3,8% de las personas usuarias, por contra, el 96,2% de las usuarias del tren convencional, solo reciben el 29% de las inversiones. En 2018, el porcentaje se elevaba al 80% y 20%.
 
Los 60.000 € de inversión en AVE, suponen que cada ciudadano del estado español ha pagado 1.200 € para financiar un tren elitista y devorador de recursos medioambientales y económicos, y que profundiza en la discriminación social, y la despoblación de las zonas rurales.
 
En 2017 y 2018, solo en Valencia, se suprimieron 2.000 trenes por año en Cercanías y Regionales, casi todos por falta de personal, material, o mantenimiento del material. En los últimos años, se han perdido más de diez millones de usuarias solo en los servicios de Valencia, y siempre por el mal servicio prestado y las interminables e innecesarias obras del Corredor Mediterráneo, que no aportan ninguna ventaja ni beneficio a las personas usuarias de las cercanías y regionales.
 
El 7 de marzo de 2013 el Ministerio de Fomento publicó un listado de servicios ferroviarios a suprimir, al retirarles la Obligación de Servicio Público, por tener una ocupación menor del 15%. A finales de junio de 2013 se suprimieron un total de 45.000 trenes anuales, el 25% de los que circulaban en Media Distancia. De ellos 2200 trenes conectan la Comunitat Valenciana con otras Comunidades, sobre todo Aragón y Castilla-La Mancha, lo que representó casi 40 trenes semanales en la CV. Ello representó que Camporrobles sufriera también la reducción de un tren por sentido, y día, con un total de 14 semanales.
 
Las Obligaciones de Servicio Público (OSP) para el transporte suponen la obligatoriedad para el Estado de hacerse cargo de los costes de dicho servicio, aunque no se consideren rentables con criterios puramente económicos. Por encima del mismo, se tiene que garantizar el servicio a la población, facilitando así la cohesión territorial. Sin perjuicio de este objetivo inmediato, se debe incidir sobre la mejora de estos servicios y de su programación para fomentar un mayor uso del ferrocarril.
 
El Ministerio de Fomento publicó, con fecha 27 de noviembre de 2012, el documento “Proceso de Declaración de Obligación de Servicio Público para los servicios de Media Distancia Convencional referenciados por Comunidad Autónoma”. Dicho documento se basa en un estudio realizado por INECO sobre la eficiencia de los servicios ferroviarios de Media Distancia, basado fundamentalmente en el nivel de ocupación de los trenes, que parece dirigido a justificar una decisión previamente tomada, el cierre de líneas, ya que no contempla alternativas de mejora para las mismas.
 
Las decisiones políticas adoptadas por otros países de nuestro entorno (Alemania, Francia...), en las últimas décadas, se han basado en la potenciación de sus servicios regionales mediante la modernización de las líneas, la introducción de nuevos trenes de diseño adecuado a los trazados, la adaptación de los servicios a los horarios demandados, y la contención o reducción de tarifas. Esta mejora de los servicios se ha producido después de una adecuada reflexión, y con la concertación y el consenso con las autoridades regionales y las poblaciones locales. 
 
Los motivos más significativos son:
 
Mayor eficiencia energética. El ferrocarril convencional es el medio que con menor gasto de energía es capaz de transportar a un mayor número de personas y mercancías
 
Menor Impacto Atmosférico, debido al menor consumo de combustibles fósiles, principales causantes del efecto invernadero, lluvia ácida, enfermedades respiratorias, así como en la contaminación acústica.
 
Menor impacto paisajístico, menor efecto barrera, y menor ocupación del espacio para transportar el mismo número de personas y mercancías que otros medios de prestaciones similares.
 
Ventajas sociales: El Ferrocarril es el medio de transporte más seguro, así como el más adecuado para la integración de colectivos de personas con movilidad reducida. Suprimir una línea de tren causa un grave daño a las poblaciones y comarcas a los que presta servicio, ahonda injusticias y acentúa la tendencia al despoblamiento de las zonas rurales.
 
Ventajas económicas: Si a la cuenta de resultado de los diferentes transportes se le imputaran los costes externos, estos serían significativamente más favorables al ferrocarril convencional que a cualquier otro medio, particularmente el AVE, o la carretera. 
 
La línea Valencia-Cuenca-Aranjuez y la propia línea C-3 de cercanías que conecta Valencia-Utiel tiene una gran potencialidad turística, que se puede complementar perfectamente con un servicio comercial adecuado, sobre todo, ampliando el final de la línea C3 de Utiel a Camporrobles, lo que posibilitaría que nuestra localidad viera incrementadas las frecuencias de 3 a 7 diarias.
 
Esta propuesta es totalmente viable si se vuelve a quedar operativa la vía 5 de Camporrobles, que se desmanteló hace unos meses sin ninguna causa justificada, y que es imprescindible para realizar cruces de trenes y operar la ampliación de la línea.
 
Esta medida vendría complementada con la renovación y rehabilitación de los 20 km de línea entre Utiel y Camporrobles, que no ha recibido inversión ni actuaciones en los últimos 25 años, y que en la actualidad se circula a 60Km/h por el mal estado de la infraestructura. Con una pequeña inversión, el cambio de carriles, y de traviesas, por las reutilizadas y depositadas desde hace años en la propia estación de Utiel, y las que se han sustituido en el Corredor Mediterráneo entre Valencia y Castelló, se podría rehabilitar con un coste económico muy escaso. No solo de Utiel a Camporrobles, sino, hasta Cuenca, pasando de una velocidad media de 55 km/h a 120-140 Km/h. 
 
Existen, además, alternativas que podrían potenciar el uso de este medio de transporte, y que con el aumento de frecuencias y disminución de tiempo de viaje se potenciaría el turismo en estas comarcas, sobre todo el ciclista, adecuando los convoyes al uso compartido con las bicicletas, pasando el senderista, y el turismo naturalista, e incluso con trenes turísticos específicos. 
 
Hoy, la situación del ferrocarril en estas comarcas es insostenible y demandamos de manera general, básicamente:
 
1) Priorización de las inversiones en lo más necesario y urgente, que además es lo que menor gasto económico comportaría.
 
2) Una reestructuración de los horarios y las frecuencias que permita un servicio puntual y con garantías de circulación, sin cancelaciones de última hora y la contratación del personal necesario para garantizar un servicio público de calidad y con las garantías de seguridad.
 
3) Rehabilitación y adecuación de las estaciones, dando prioridad a los servicios más esenciales, como sales de espera, iluminación adecuada en los andenes, servicios, información personal y con pantallas, y terminar con las barreras arquitectónicas para personas con diversidad funcional y movilidad reducida, bicicletas, etcétera.
 
4) Material ferroviario en condiciones, seguro, y de calidad, sostenibles y eficientes energéticamente y dentro de los estándares adecuados de ruido y accesibilidad, sin deficiencias tan usuales como puertas o wc “fuera de servicio”.
 
5) Que opere el personal necesario en las estaciones, con la atención necesaria.
 
6) Adaptación de las líneas actuales de Cercanías y Regionales para tener en cuenta las necesidades de la población, prolongar líneas, emprendiendo reestructuraciones que faciliten la posibilidad de comunicar las poblaciones con las capitales administrativas, los centros de trabajo y académicos.
 
7) En una fase también inmediata, pero posterior, analizar las inversiones en la electrificación de todas las líneas que todavía no lo están y duplicar las vías en los tramos que sean necesarios.
 
8) Reestructuración de las líneas de mercancías, dando prioridad, nuevamente, al transporte de mercancías por tren, no solo transfronterizos, sino también de proximidad, utilizando y creando, nudos logísticos para complementar y posibilitar la llegada de mercancías a las ciudades y el reparto por medios respetuosos con el medio ambiente de las misma. 
 
9) Integración de un mapa de red de transportes públicos de la ciudad de Valencia, sobre todo FGV, BUS, y TREN, para complementarse entre ellas, potenciando los intercambiadores modales también con la bicicleta, con espacios habilitados en los trenes, que posibilite la movilidad prescindiendo del vehículo privado, así como una necesaria integración tarifaria en consorcio que agilice los desplazamientos con un solo título de transporte.
 
10) La apuesta de un transporte público de calidad se traduce en un impacto positivo de la calidad del aire que respiramos. Hacer un entorno más sostenible y más amable para las personas pasa por un sistema eficiente que invite a dejar el coche en casa para ir al ocio, trabajo o los centros de estudio.
En base a lo argumentado, desde TODOS los grupos políticos que forman el Pleno de la Corporación Municipal del Camporrobles, proponemos la adopción de los siguientes 
 
ACUERDOS:
 
PRIMERO: Que el Ayuntamiento de Camporrobles, se oponga a cualquier reducción del servicio ferroviario por parte de RENFE.
 
SEGUNDO: Solicitar a Renfe y al Ministerio de Fomento la búsqueda de alternativas que permitan el aumento de frecuencias, mejora de horarios y garantía de servicio, prolongando, la línea C3 hasta Camporrobles, así como la asignación de un presupuesto anual que garantice la explotación del servicio en las máximas condiciones de calidad y seguridad.
 
TERCERO: Solicitar al Ministerio de Fomento la rehabilitación y adecuación de la línea entre Utiel-Camporrobles-Cuenca en la que se circula a menos de 60 Km/h por mal estado de la infraestructura. 
 
CUARTO: Solicitar al Ministerio de Fomento la apertura del túnel que une directamente la estación de Sant Isidre con Valencia Nord, sin tener que pasar por Fuente de San Luis, lo que permitiría, junto con la reducción de paradas de algunos trenes, ya cubiertas por el servicio de cercanías de la C3, y la rehabilitación de la línea, reducir el tiempo de viaje de manera muy considerable entre Camporrobles y Valencia.
 
QUINTO: Solicitar a Renfe la potenciación del uso compartido con la bicicleta, adecuando los vehiculos con espacios compatibles, que permitan el uso comercial y turístico de manera complementaria, incluso con trenes turísticos específicos en fechas puntuales, para dar a conocer las comarcas de la línea.